jueves - diciembre 06, 2018

La culpa puede ser de su testosterona

La baja de testosterona se asocia al Síndrome Metabólico (SM), el cual pone en riesgo la salud cardiovascular así como a la disminución del deseo sexual y disfunción eréctil.

Si el deseo sexual se ausenta y la disfunción eréctil se hace presente en su habitación, es probable que su testosterona sea la culpable, más aún si tiene que lidiar con enfermedades que reducen sus niveles como obesidad, diabetes, hipertensión arterial y colesterol elevado.

 

La disminución natural de testosterona (condición conocida como hipogonadismo) que enfrentan los hombres a partir de los 45 años de edad y se agudiza a los 60 años, desencadena cambios en la salud sexual, cardiovascular y músculo esquelética de los hombres, al manifestar pérdida de la libido, disfunción eréctil, fatiga, reducción de la masa muscular y osteoporosis, condiciones que impactan en su bienestar y autoestima, destacó el Dr. Luis Germán Lamm Wiechers, médico urólogo, miembro de la Sociedad Mexicana de Urología.

 

Y dada la relación que la disminución de esta hormona tiene con las manifestaciones del Síndrome Metabólico (SM), como obesidad central y resistencia a la insulina, se dispara el riesgo de sufrir a largo plazo cardiopatía, diabetes tipo 2, dislipidemias, accidente vascular cerebral y mala circulación sanguínea.


 

El Síndrome Metabólico implica la suma de al menos tres trastornos de salud, que ponen en riesgo la vida como la obesidad o sobrepeso (circunferencia abdominal de 94 centímetros o más), triglicéridos elevados (igual o mayor de 150 mg/dL), bajo colesterol HDL (nivel de lipoproteínas de alta densidad menor a 40 mg/dL), hipertensión arterial (presión arterial de 130/85 mmHg o mayor) y prediabetes o diabetes (glucemia en ayuno de 100 mg/dL o mayor).

 

La obesidad es el principal factor común en el mantenimiento y amplificación de las enfermedades, porque a mayor porcentaje de grasa, hay un aumento en la severidad de los trastornos asociados al Síndrome Metabólico (SM) y también conlleva a un inadecuado funcionamiento de las células de Leydig, encargadas de producir testosterona, explicó.

 

A pesar de que el hipogonadismo afecta a una proporción sustancial de la población masculina adulta, al presentarse en cuatro de cada diez hombres mayores de 45 años, la mayoría de los hombres desconoce que padece este déficit de testosterona y en consecuencia en riesgo de problemas sexuales y de salud.

 

El especialista destacó que considerando el riesgo que representa la disminución de los niveles de testosterona en los varones, es fundamental que todos los hombres a partir de la cuarta década de la vida acudan al médico ante la aparición de signos como disminución del deseo sexual, disfunción eréctil, fatiga, aumento de peso, agrandamiento de mamas, reducción de fuerza muscular y caída de cabello.

 

Además –dijo-  quienes presentan signos y síntomas propios del Síndrome Metabólico, deben implementar estrategias para evitar riesgos cardiovasculares, como la adopción de buenos hábitos de vida junto con un tratamiento farmacológico indicado por el médico tratante.

 

Como parte de esta estrategia es pertinente restablecer los niveles de testosterona, y para lograrlo existen tratamientos de reemplazo hormonal como el undecanoato de testosterona, el cual permite mantener de manera estable los niveles de esta hormona, ayudando a contrarrestar los efectos del Síndrome Metabólico, al incrementar la masa y fortaleza muscular, disminuir la acumulación de grasa, reducir la circunferencia de la cintura, mejorar el perfil de lípidos y el metabolismo de la glucosa, aunado a que aumenta la densidad mineral ósea y la resistencia física.

 

Adicionalmente, el undecanoato de testosterona devuelve la vitalidad sexual a los varones al mejorar la libido, colabora en mantener la función eréctil y promover una adecuada satisfacción sexual, además de generar un efecto positivo en el estado mental, la autoestima y ánimo del paciente.

 

Y en pacientes con hipogonadismo y enfermedades asociadas al Síndrome Metabólico (hipertensión arterial, diabetes, etc.) se puede combinar con el uso de tratamientos para la disfunción eréctil, como vardenafil, el cual brinda mayor confianza a los hombres en su desempeño sexual.

 

El especialista invitó a todos los hombres a identificar lo antes posible las alertas del hipogonadismo, y acercarse con su médico para seguir disfrutando de una vida sexual óptima y prevenir los riesgos del Síndrome Metabólico.