jueves - octubre 01, 2015

Fundamental para la horticultura la innovación y la sustentabilidad

Más de 175 profesionales de 15 países intercambiaron conocimientos y experiencias de este sector.

Más de 175 profesionales de 15 países asisten al simposio de horticultura que Bayer CropScience organizó del 30 de septiembre al 1 de octubre, en Puerto Vallarta (México). En el evento trataron cuestiones de sostenibilidad e innovación en la horticultura moderna con el objetivo de mejorar los contactos y el intercambio de conocimientos y experiencias, así como fomentar el intercambio de buenas prácticas entre líderes de este sector.


Una treintena de expertos internacionales del sector de la horticultura compartieron su conocimiento mediante ponencias y paneles de discusión referentes a los más diversos temas: desde aspectos generales como "Tendencias en el consumo de frutas y hortalizas frescas" o "Reducción de la distancia entre cultivadores y consumidores» hasta cuestiones específicas de diversos entornos geográficos, incluyendo sesiones monográficas sobre la salud de la raíz del banano y la producción sostenible de tomates". Entre los ponentes se contaron con especialistas de mercado, investigadores, cultivadores, expertos de la cadena de valor añadido y otros asociados del ámbito de la horticultura.


En estos últimos años se incrementaron las expectativas del consumidor, que demanda más que nunca frutas y hortalizas de alta calidad a buen precio, que estén producidas de forma sostenible y se encuentren disponibles durante todo el año. Bayer CropScience, consciente de lo que estas exigencias suponen para los productores y para todas las partes de la cadena de valor añadido, colabora para satisfacer las exigencias de los clientes. "Uno de los compromisos de nuestra empresa es mejorar la nutrición con frutas y verduras saludables, como demuestran nuestras inversiones a largo plazo en el ámbito de la innovación para mayor sostenibilidad de la producción hortícola", manifestó Mathias Kremer, responsable de Gestión de Cartera y Estrategia y miembro del Comité Ejecutivo de Bayer CropScience.


Como la horticultura supone el 25% de su negocio, la empresa se compromete a mantenerse a la vanguardia de la sostenibilidad y la innovación hortícola. Para lograrlo, colabora con entidades tanto locales como mundiales, con objeto de satisfacer la creciente demanda de los mercados. "Bayer CropScience desea ayudar a cultivadores y asociados de toda la cadena de valor alimentaria con sus soluciones integradas para cosechas, que incluyen semillas hortícolas de alto valor, una amplia cartera de innovadores productos fitosanitarios biológicos y químicos, servicios complementarios y asesoramiento apoyado en medidas proactivas de tutela ―explica Kremer―. Arropada por su equipo de 7400 expertos en agricultura, nuestra compañía se encuentra bien posicionada y cuenta con la experiencia necesaria para colaborar con cultivadores y asociados de la industria alimentaria en la tarea de satisfacer las necesidades de los consumidores de todo el mundo."

 

Uno de los clientes de Bayer CropScience es Edgar García, gestor de producción en SIESA. Esta explotación agrícola familiar guatemalteca es uno de los exportadores líderes de hortalizas de aquel país. "Nuestro objetivo es afrontar los crecientes requerimientos de calidad para mantenernos competitivos en el mercado mundial. El apoyo de Bayer resulta esencial para nosotros. Su colaboración nos permite, por ejemplo, obtener ayuda en nuestros planes de certificación, así como en cuestiones de seguridad de usuarios y entrenamiento técnico. Así podemos lograr la mejor calidad posible y mantenernos en el mercado mundial", afirmó García.

Colaboraciones de la cadena alimentaria: apoyar las necesidades de los cultivadores más allá de la explotación agraria

Además de apoyar a los cultivadores en sus explotaciones para incrementar la productividad de forma sostenible, Bayer CropScience sirve de enlace con la cadena alimentaria. De ese modo, el cultivador amplía su acceso al mercado, se garantiza que la calidad y los precios se mantengan y se ofrece a los consumidores una gama más amplia de frutas y hortalizas de calidad a precios accesibles.



Con sus proyectos de colaboración de la cadena alimentaria, Bayer CropScience propicia el acercamiento entre cultivadores, procesadores, exportadores y comerciantes. Contamos con unos 70 gestores de la cadena alimentaria que trabajan en 30 países apoyando a cultivadores y otros asociados del ramo con cuarenta cultivos, principalmente de frutas y hortalizas. Mediante estos proyectos, Bayer CropScience aporta su experiencia en prácticas agrícolas y ofrece soluciones de cultivo integradas a medida, fiel al objetivo común de producir alimentos accesibles de alta calidad.


"La cooperación de la cadena alimentaria es un ejemplo excelente de cómo poner en práctica nuestros principios básicos, ya que nos permite colaborar de una forma completamente sostenible", añadió Kremer.


"Con conceptos innovadores, como la cooperación de la cadena alimentaria, se promueve una agricultura sostenible", resume García. La cooperación de la cadena alimentaria es, por tanto, un ejemplo de primera de cómo incorporar prácticas sostenibles y avanzadas a la agricultura moderna.

 

Métodos digitales para reforzar aún más la productividad y la sostenibilidad


De acuerdo con su objetivo de ser líder en agricultura avanzada, Bayer CropScience también tiene la vista puesta en el ámbito de la digitalización y la automatización. «Desde la selección de variedades hasta el consumidor final, pasando por todo el proceso de producción, la digitalización y la automatización serán factores de creciente importancia para una mayor productividad y sostenibilidad en horticultura", dijo Kremer.


La compañía busca nuevos ángulos para promover un sano crecimiento de los cultivos hortícolas y lograr cosechas eficientes y de calidad. "Un ámbito concreto por el que nos interesamos es la creación y selección de variedades de hortalizas que permitan la recolección mediante robots ―explica Kremer―. Además, estamos monitorizando el crecimiento de las cosechas, recogemos y analizamos datos para desarrollar herramientas que optimicen rendimiento y costos."


La horticultura a escala global

En el mundo hay más de 200 variedades de cultivos hortícolas, a los que se dedica una superficie de unos 240 millones de hectáreas. Esta extensión es mayor que el tamaño conjunto de México, Honduras, Guatemala, Panamá, Costa Rica y la República Dominicana. En 2013, la producción anual de frutas y hortalizas alcanzó los 2700 millones de toneladas (dos terceras partes correspondieron a hortalizas, y el tercio restante, a frutas). De esos 2700 millones de toneladas, el 93 por ciento se consumió localmente, en tanto que aproximadamente un 7 por ciento (equivalente a 186 millones de toneladas) se dedicó a la exportación.