martes - diciembre 01, 2015

Protección de cultivos: con la playera de Bayer puesta

La Expo Agroalimentaria se lleva a cabo desde 1996 en Irapuato, Guanajuato y reúne a agricultores, transformadores, comercializadores, proveedores de insumos y maquinaria, prestadores de servicios, consultores y expertos, así como a misiones comerciales de países aliados de México en materia agrícola. Durante cuatro días los asistentes interactúan, establecen vínculos, hacen negocios y acuerdan agendas de trabajo para favorecer la productividad y las buenas prácticas a lo largo de la cadena agroalimentaria. Para beneplácito de los asistentes, Bayer participó por primera vez y la empresa fue recibida como un actor fundamental para el desarrollo del campo mexicano y con un sinnúmero de preguntas:

 

 

 

¿Cómo se usa el Sivanto? ¿Tienen un catálogo completo de sus productos? ¿Qué hago para controlar la mosca blanca? ¿Qué productos me recomiendan para el manejo de tomate? ¿Cuánto cuesta el litro de Réquiem? ¿Cómo puedo evitar lo que me pasó este año con el pulgón amarillo? ¿Cómo puedo hacerle para vender productos Bayer? ¿Qué son los biológicos? ¿Cómo puedo conseguir asesoría para un grupo de agricultores? ¿Cómo podría hacer prácticas o trabajar en Bayer?

Es tan amplio el espectro de participación de Bayer en las actividades del campo como diversos son los personajes que hicieron fila para ser atendidos por los expertos de CropScience: Llega un curioso a saber más de ese producto que “le han contado” que controla mejor a los “chupadores”; se acerca un vendedor de insumos agrícolas a verificar si su oferta al público está actualizada; presume un agricultor que él se ha aliado con Bayer para hacer pruebas en sus parcelas; pone a prueba un futuro agrónomo sus conocimientos académicos enfrentados con la realidad; todos tienen un tema, así sea conseguir volver a casa con la playera de Bayer puesta.

 

La presencia de Bayer en la Expo Agroalimentaria fue, en muchos sentidos, una innovación para el evento y para la propia compañía que contó con dos atracciones: un invernadero para la demostración del cuidado de hortalizas y un stand de atención directa a los visitantes. Óscar Ortega Pichardo, gerente de producto y responsable de la participación de Bayer en la Expo, resaltó los beneficios de la vinculación con la concurrencia: “Es muy grato observar el interés de tantas personas en nuestras soluciones para la protección de cultivos; hablar con ellas, atenderlas y orientarlas nos permite estrechar la relación con nuestros clientes y propagar el conocimiento que favorece las buenas prácticas y la productividad agrícola”.

Antonio Guerrero, asesor técnico de la empresa de servicios Agrohesa, reconoció el compromiso de Bayer con las necesidades de los agricultores no sólo en términos de productos sino también de conocimiento, pues siempre hay algún experto dispuesto a orientar sobre el manejo de los cultivos, las tendencias y las buenas prácticas: “Nosotros sabemos que podemos confiar en Bayer, en sus productos y en su gente y nos sentimos contentos de verlos aquí, donde los productores de alimentos vienen a conocer las tecnologías más actuales para el trabajo agrícola”.