jueves - abril 05, 2018

Una marca fuerte no puede dormir en sus laureles

La digitalización está transformando nuestras vidas, así como todos los sectores industriales. Ahora más que nunca, hay una cosa clara: Los negocios exitosos deben avanzar y evolucionar constantemente.

Lo anterior también aplica para Bayer. La capacidad de transformarse una y otra vez siempre ha sido un factor clave para el éxito de la empresa. Por ejemplo, recientemente Bayer reposicionó la compañía para enfocarse en el cuidado de la salud y en la nutrición.

La marca de una empresa debe reflejar esos cambios de tan gran alcance. Conforme a ello, hemos renovado nuestra marca global para darle una nueva apariencia y una sensación renovada. Nuestro sitio web rediseñado ya está en línea, y el anuncio del perímetro del BayArena ya ha presentado a la audiencia Bundesliga los nuevos colores y elementos visuales de Bayer.

En Bayer, reconocemos que nuestra marca es uno de nuestros activos más valiosos. Estos días, las marcas corporativas fuertes juegan un papel más importante que nunca en el éxito comercial de una empresa. Además, su importancia seguirá creciendo, ya que llevan los valores de la empresa a sus clientes y accionistas. Una característica que comparten las empresas exitosas y las marcas fuertes que nunca se duermen en sus laureles, sino que evolucionan constantemente. Esto crea valor. De acuerdo con los cálculos de la firma consultora Brand Finance, el valor de la marca Bayer se incrementó en 15 por ciento hasta 4.7 mil millones de dólares estadounidenses en los últimos cinco años.

 

¿Qué hemos cambiado exactamente? Hemos ajustado, sutil y cuidadosamente, los colores, imágenes y el logotipo de Bayer para hacerlos más cálidos y más atractivos emocionalmente. Estos cambios de diseño presentan a Bayer no solo como cosmopolita, de mente abierta y personal, sino también como una marca más dinámica y flexible.

 

La Cruz de Bayer es sinónimo de confianza y calidad

La apariencia y sensación siguen siendo inconfundiblemente Bayer, y nuestro posicionamiento de marca continúa inspirándose en el enunciado de nuestra misión: “Ciencia para una vida mejor”. Por supuesto, no fue cuestión de reemplazar nuestro logotipo, y con justa razón: El diseño original de la Cruz de Bayer data de 1904, lo que lo convierte en uno de los logotipos más antiguos y mejor conocidos en el mundo. Es sinónimo de confianza y calidad, valores que se tienen que transferir cuidadosamente a un diseño más contemporáneo. También se tuvo que optimizar para las aplicaciones digitales. Aquí puede ver la evolución de la Cruz de Bayer a lo largo de más de 100 años:

 

El desarrollo de la Cruz de Bayer

Por supuesto, cualquier cambio para posicionar la marca requiere de un análisis profundo, y Bayer estudió a 1,500 personas de seis países diferentes como parte de este proceso. También usamos los hallazgos de nuestro estudio “Rastreo Global de Marca”, que mide las actitudes del público hacia la marca Bayer. Estos estudios nos revelaron que Bayer tiene una excelente reputación y es vista como particularmente competente y simpática al compararse en la industria en general.

 

No es sorprendente que la calificación de competencia sea más alta que la de simpatía. Bayer es, después de todo una empresa enfocada en la investigación, y su patrón se repite a lo largo de nuestro sector. No obstante, fue importante optimizar la marca en esta coyuntura con el fin de poder transmitir nuestros valores de manera más efectiva: Defendemos una investigación excelente, así como los productos innovadores, por supuesto; pero también defendemos el optimismo y el entusiasmo, la cercanía con nuestros clientes, y sobre todo, siempre anteponemos el bienestar de la gente a todo lo que hacemos, querer lograr una vida mejor, con todo lo que hacemos.