REVISTA CORPORATIVA

DE BAYER DE MÉXICO

No.103 / 2017

Editorial

Una opción contra la vaginosis bacteriana

Canesbalance

El abundante flujo vaginal con mal olor, es el síntoma principal de una vaginosis bacteriana. Esto puede constituir una carga para las mujeres afectadas y sobre todo para quienes buscan un tratamiento suave de su infección. En este sentido Canesbalance es un gel vaginal con ácido láctico y glucógeno, es una posible alternativa a la terapia estándar con antibióticos como metrondiazol.

“Debido a la sintomatología típica - el olor tipo pescado -, la vaginosis bacteriana no se debe confundir con una micosis”, explicó el doctor Hans-Jürgen Tietz, de Berlín, en el marco del simposio FOKO 2017, el Congreso de Perfeccionamiento de la Academia Federal de Ginecología en Düsseldorf. El causante de ese olor a ‘pescado’ es la multiplicación de gérmenes como Gardnerella vaginalis, cuyo crecimiento se ve favorecido por una elevación del pH en la flora vaginal.

 

Los antibióticos y analgésicos no son siempre la primera opción

Debido a la amplia eficacia antimicrobiana, la administración de metrondiazol es la terapia estándar confiable y establecida en caso de vaginosis bacteriana. Sin embargo, en especial en el caso de aplicación oral, el antibiótico puede estar asociado a efectos adversos. Además, en un gran número de mujeres, con metrondiazol ocurre por lo general una reinfección en las siguientes semanas o meses.

En cambio, los geles vaginales con ácido láctico como Canesbalance estabilizan el ecosistema vaginal produciendo una rápida disminución del pH, retirando así la base vital para las bacterias ‘nocivas’. Adicionalmente, el glucógeno contenido en Canesbalance, el cual también se presenta naturalmente en la flora vaginal, sirve como fuente de alimento para las bacterias de ácido láctico ‘buenas’ que se encuentran fisiológicamente presentes y favorece su crecimiento y multiplicación. Estos efectos positivos del ácido láctico y el glucógeno en la flora vaginal no se demuestran con antibióticos ni con antisépticos.

 

El gel de ácido láctico es igual de efectivo que metronidazol

Un estudio clínico demuestra la eficacia de un gel vaginal con ácido láctico y glucógeno: en el estudio de tres brazos aleatorizado, controlado, multicéntrico incluyó a 90 mujeres de más de 18 años con vaginosis bacteriana diagnosticada de maneta clínica y microbiológica. Fueron tratadas con el gel con ácido láctico o con metronidazol, o bien, con una combinación de metronidazol y gel con ácido láctico. Después de apenas tres días, bajo los tres regímenes terapéuticos se observó una clara reducción de la cantidad de bacterias.

“En caso de una vaginosis bacteriana no complicada y no crónica, se puede realizar un tratamiento con productos con ácido láctico como Canesbalance como alternativa a la terapia con antibióticos”, recomienda el doctor Tietz.

 

Terapia y prevención de infecciones vaginales

Para las mujeres afectadas por una infección vaginal, para evitar nuevas infecciones es un aspecto importante. Esto también aplica para las infecciones fungosas vaginales. Así, en una micosis vaginal aguda, se pueden tener buenos resultados con clotrimazol tópico (por ejemplo, Canesten Gyn Once Kombi). Para las mujeres que padecen de recaídas de las infecciones fungosas, también puede resultar conveniente el tratamiento profiláctico con un preparado que contenga ácido láctico como Canesflor, que por sus propiedades contrarresta la propagación de Candida albicans. El doctor Tietz subrayó: “Con Canesflor se tiene una cepa bacteriana que ayuda a evitar que regresen las infecciones fungosas bloqueando los lugares de acoplamiento.”

Última actualización: jueves - octubre 5, 2017

Copyright © Bayer de México S.A. de C.V.

Condiciones Generales de Uso

Aviso de Privacidad

Pie de Imprenta