REVISTA CORPORATIVA

DE BAYER DE MÉXICO

No.103 / 2017

Editorial

El estilo canadiense de cultivar

Un campeón de la agricultura

  • Los agricultores tratan de manejar los desafíos causados por las enfermedades, las plagas y las malezas utilizando métodos de cultivo de alta tecnología, incluyendo la alternancia de productos de protección de cultivos y el despliegue de tecnologías modernas de cultivo

Pensando en Canadá, algunas imágenes diversas pueden venir a la mente: bosques remotos, lagos cristalinos, así como ciudades vibrantes multilingües. El país también sobresale por su situación agroeconómica: La agricultura de Canadá contribuye con 76 mil millones de dólares estadounidenses al producto interno bruto (PIB) de la nación, y es el quinto mayor exportador agrícola en el mundo. ¿Cómo es posible este éxito?

Uno de los motores clave de la agricultura próspera del país es la canola. Un estudio emitido por el Consejo de Canola de Canadá en 2017 demuestra que la canola cultivada en Canadá contribuye con 19,400 millones de dólares estadounidenses a la economía canadiense cada año, incluyendo más de 250 mil trabajos canadienses y 8,200 millones de dólares en salarios. “La canola es el cultivo más rentable producido en Canadá”. Los mercados internacionales son extremadamente importantes ya que exportamos 90 por ciento de lo que producimos en el oeste de Canadá”, explica Curtis Rempel, vicepresidente en el Consejo de Canola de Canadá.

Sin embargo, para mantener este gran desempeño, los agricultores tienen que combatir enfermedades, plagas y maleza que representan una gran amenaza para los cultivos de canola de Canadá. Por ejemplo, el escarabajo, un insecto pequeño pero destructivo que come la superficie de las hojas, tallos y pétalos, históricamente ha sido responsable de un promedio de unos 170 millones de dólares estadounidenses de pérdidas en el ingreso agrícola.  “En consecuencia, las estrategias integradas del manejo de cultivos, como el tratamiento de las semillas con insecticidas neonicotinoides, son cruciales para preservar el rendimiento y la rentabilidad de la canola”, explica Rempel.  Los agricultores tratan de manejar los desafíos causados por las enfermedades, las plagas y las malezas utilizando cuidadosamente métodos de cultivo de alta tecnología, rotación de cultivos y estrategias de resistencia, incluyendo la alternancia de productos de protección de cultivos y el despliegue de tecnologías modernas de cultivo”. “La supervisión de genes resistentes a las enfermedades para que permanezcan duraderas es importante para la producción sustentable de canola”, continúa Rempel.

Pensando en Canadá, algunas imágenes diversas pueden venir a la mente: bosques remotos, lagos cristalinos, así como ciudades vibrantes multilingües. El país también sobresale por su situación agroeconómica: La agricultura de Canadá contribuye con 76 mil millones de dólares estadounidenses al producto interno bruto (PIB) de la nación, y es el quinto mayor exportador agrícola en el mundo. ¿Cómo es posible este éxito?

Uno de los motores clave de la agricultura próspera del país es la canola. Un estudio emitido por el Consejo de Canola de Canadá en 2017 demuestra que la canola cultivada en Canadá contribuye con 19,400 millones de dólares estadounidenses a la economía canadiense cada año, incluyendo más de 250 mil trabajos canadienses y 8,200 millones de dólares en salarios. “La canola es el cultivo más rentable producido en Canadá”. Los mercados internacionales son extremadamente importantes ya que exportamos 90 por ciento de lo que producimos en el oeste de Canadá”, explica Curtis Rempel, vicepresidente en el Consejo de Canola de Canadá.

Los agricultores de canola necesitarían el equivalente de 14 millones de campos de fútbol para cultivar la misma cantidad actual de canola sin cultivos biotecnológicos, lo que equivaldría a la necesidad de un 91% más de tierra.

Fuente: CropLife Canadá

Sin embargo, para mantener este gran desempeño, los agricultores tienen que combatir enfermedades, plagas y maleza que representan una gran amenaza para los cultivos de canola de Canadá. Por ejemplo, el escarabajo, un insecto pequeño pero destructivo que come la superficie de las hojas, tallos y pétalos, históricamente ha sido responsable de un promedio de unos 170 millones de dólares estadounidenses de pérdidas en el ingreso agrícola.  “En consecuencia, las estrategias integradas del manejo de cultivos, como el tratamiento de las semillas con insecticidas neonicotinoides, son cruciales para preservar el rendimiento y la rentabilidad de la canola”, explica Rempel.  Los agricultores tratan de manejar los desafíos causados por las enfermedades, las plagas y las malezas utilizando cuidadosamente métodos de cultivo de alta tecnología, rotación de cultivos y estrategias de resistencia, incluyendo la alternancia de productos de protección de cultivos y el despliegue de tecnologías modernas de cultivo”. “La supervisión de genes resistentes a las enfermedades para que permanezcan duraderas es importante para la producción sustentable de canola”, continúa Rempel.

Bayer está consciente de la necesidad de estos agricultores en cuanto a cultivos más fuertes genéticamente. Para servirles, Bayer opera una instalación mundial de cultivo de canola en Saskatoon, Saskatchewan para impulsar el desarrollo de canola híbrida en Canadá.

 

Cultivos híbridos fuertes

En las instalaciones de investigación en Saskatoon, la cría de canola híbrida se lleva a cabo dentro de miles de carpas de polinización controlada. El responsable en Agronomía de Investigación de cultivo, Owen Black, se encuentra fuera de una de estas carpas transparentes de dos metros de altura con las flores amarillas en su interior. Cuando Black abre la carpa, un zumbido vibrante llena el aire: “Las moscas y las abejas en la carpa transfieren el polen de las plantas de canola macho a las plantas hembra. A través de este proceso, la planta macho se cruza con una planta hembra. Esta cruza creará un nuevo híbrido que más tarde probaremos en cuanto a la resiliencia en nuestra red de pruebas de rendimiento”.  Si la nueva semilla híbrida pasa este paso en el desarrollo del cultivo, avanza en la red de pruebas de rendimiento y está mucho más cerca de convertirse potencialmente en un producto comercial.

El agricultor Kolton Brown de Nanton, Alberta, en el suroeste de Canadá, ha tenido buenas experiencias con las variedades de semillas híbridas de canola, como con InVigor de Bayer. “La canola híbrida me permite cosechar en un momento posterior en el calendario con menos riesgo de romper la vaina”, dice Brown. Entonces, estos cultivos tienen más tiempo para madurar. El resultado son vainas más llenas y semillas más grandes, y así un rendimiento mayor.

 

La nueva tecnología fomenta mejores cultivos

Además de los métodos de cría de semillas, Brown también refiere que la nueva tecnología es un tremendo apoyo para los agricultores canadienses: “La agricultura es una industria muy innovadora. Hay nuevos desarrollos que emergen cada día. Constantemente lees acerca de alguien que utiliza nuevas herramientas. Todos tenemos sistemas GPS, y muchos agricultores utilizan herramientas como drones agrícolas, imágenes satelitales y muestreo de suelo de referencia”.

Última actualización: jueves - octubre 5, 2017

Copyright © Bayer de México S.A. de C.V.

Condiciones Generales de Uso

Aviso de Privacidad

Pie de Imprenta