REVISTA CORPORATIVA

DE BAYER DE MÉXICO

No.103 / 2017

Editorial

Compañeros de cuatro patas

  • El número de mascotas en las grandes ciudades va en aumento, por lo cada día gana mayor importancia el cuidado de estas. Solo así sus dueños podrán gozar de todos los beneficios que ofrece un animal de compañía. Bayer cuenta con herramientas terapéuticas para conseguirlo.

El número de animales domésticos va en aumento, sobre todo en las grandes ciudades. Para muchas personas que viven solas, el perro es un compañero fiel y el mejor amigo en todas las situaciones de la vida. También para él es importante el cuidado regular de su salud, por ejemplo, como la protección contra parásitos.

¿Dormir hasta tarde? Es algo que Evelyn Tan hace tiempo que ya no puede hacer: su poodle Doudou despierta a la mujer de 42 años cada mañana desde temprano jugando impacientemente con sus patas en la colcha. “No puede subirse a la cama, así es que intenta despertarme de esta manera.” Evelyn sonríe y acaricia cariñosamente la cabeza de su perro.

Desde hace siete años el poodle blanco vive con Evelyn y sus padres en Shanghái. “Llegó a casa de una amiga, quien durante dos meses estuvo buscando a su dueño - hasta que finalmente lo adopté”, relata Evelyn. “Al hacerlo, pensé sobre todo en mi mamá, pues padece de demencia y he escuchado que el contacto con los perros repercute positivamente en la evolución de la enfermedad.” Cuenta que en ese entonces aún era poco usual adoptar un perro en su ciudad. “Hoy es de lo más común en Shanghái.”

Como en muchas metrópolis en el mundo, también en Shanghái está creciendo el número de dueños  de animales domésticos. Para las personas solitarias en la anonimidad de la gran ciudad, los animales son compañeros fieles, mejores amigos y terapeutas.

También Evelyn observa el cambio en su ciudad. “Antes, en China vivía toda la familia junta, desde la abuela hasta el nieto”, cuenta. “Hoy, los jóvenes se mudan de casa con frecuencia por cuestiones de trabajo y dejan solos a los padres.” Dice que un animal ahuyenta la soledad y mejora a su vez sus hábitos de vida: “Como dueño de un perro, diariamente se entra en contacto con el aire fresco y se traba amistad con otros dueños de perros.” Entretanto, algunas empresas hasta organizan días familiares e incluyen en la invitación explícitamente a las mascotas.

En la familia Tan, Doudou hace tiempo que forma parte de la familia y cambió positivamente la vida de Evelyn y sus padres: para la madre enferma, quien ahora vive en un asilo, se convirtió en un amigo cercano que la anima en las visitas con su buen humor. Para Evelyn, como soltera, es un compañero fiel con quien pasa su tiempo libre. E incluso el papá de Evelyn, que al principio estaba totalmente en contra de un animal doméstico, está ahora estrechamente vinculado a Doudou.

Después de cada paseo, Evelyn Tan cepilla a su perro Doudou para quitar los parásitos de su pelaje. Para que Doudou pueda disfrutar de espacio suficiente en la megaciudad de Shanghái, Evelyn acude con él regularmente a parques para perros. Por la tarde, después del trabajo le cocina una comida fresca y balanceada. Pero esto es en China más bien una excepción. La mayoría de los dueños de perros les dan a sus animales alimento para perro ya preparado.

Y, por supuesto, la gerente de marketing también se ocupa del cuidado de la salud de Doudou: el poodle está vacunado y Evelyn lo lleva periódicamente a revisión con el veterinario. “Muchos de mis conciudadanos no vacunan a sus perros, lo cual es peligroso”, opina. “Tenemos un gran problema con la rabia y enfermedades virales en este país. Se podrían evitar muchas cosas si todos mandaran revisar y vacunar a sus perros.” Por ejemplo, las enfermedades de moquillo y parvovirus son un gran problema.

Para cuidar el pelaje de Doudou de los parásitos, Evelyn lo cepilla después de cada paseo, sobre todo en el verano. Aun así, recientemente tuvo que llevarlo al veterinario: tenía pulgas. Su veterinario le explico la importancia de una atención consecuente. Le recomendó a Evelyn medicamentos eficaces contra pulgas y para la protección contra transmisiones de enfermedades, pues con cualquier paseo por breve que sea, el perro corre peligro de infestarse de parásitos en su pelaje, incluso desde los primeros pasos por el jardincito delantero propio. Ya sea pasto o campo, parque o bosque: en todos lados en la naturaleza acechan pulgas, garrapatas o tábanos a que pase un huésped adecuado. Dado que algunos de ellos hasta cambian de un huésped al otro, el simple contacto con otros animales implica para el perro riesgo de contagio. Además, los piquetes de los minúsculos insectos no sólo son molestos, sino que también pueden transmitir agentes patógenos y muchas de estas enfermedades son peligrosas tanto para el perro como para las personas.

Parásitos: peligrosos transmisores de enfermedades

Las garrapatas, las pulgas, los mosquitos, los piojos y los tábanos son insectos que también se denominan ectoparásitos. Pican a su huésped para alimentarse de sus fluidos corporales. Al hacerlo, pueden transmitir agentes patógenos peligrosos a los animales y a las personas. Por ejemplo, una garrapata puede transmitir agentes de borreliosis o infectar al huésped con bacterias Rickettsia.  Después de un piquete de garrapatas infectadas, los perros también pueden enfermarse de babesiosis, erliquiosis o anaplasmosis. Todas las enfermedades tienen una evolución grave si no se tratan.

Para los perros, incluso un simple piquete de mosco puede volverse rápidamente peligroso, pues los insectos infectados transmiten bajo ciertas circunstancias los agentes patógenos de la dirofilariasis. La así llamada enfermedad del gusano del corazón está muy extendida sobre todo en el sur de Europa, Canadá, los EE.UU., Sudamérica y Australia así como en Asia. Después del piquete de mosco, los gusanos se establecen en el ventrículo derecho del corazón y en las arterias pulmonares. Por lo regular, los síntomas se manifiestan apenas meses o incluso años más tarde. La enfermedad del gusano del corazón es difícil de tratar, por lo que a menudo tiene un desenlace fatal.

Para facilitarle el cuidado a Evelyn, el veterinario le recomendó un cambio de producto: “Me recomendó cambiar a un medicamento con el que puedo aplicar gotas del principio activo directamente sobre la piel”, explica. “A Doudou no le molesta.” También los collares pueden proteger a los cuadrúpedos. “Repelen eficazmente a los parásitos como garrapatas y pulgas por un período de hasta ocho meses y los matan antes de que puedan picar y transmitir enfermedades”, explica el mecanismo de acción Markus Edingloh, responsable de Veterinary Scientific Excellence en Animal Health de Bayer.

Última actualización: jueves - octubre 5, 2017

Copyright © Bayer de México S.A. de C.V.

Condiciones Generales de Uso

Aviso de Privacidad

Pie de Imprenta