Editorial

Neonicotinoides: medidas jurídicas

sin evaluación de consecuencias

La decisión de los países miembros de la UE de limitar el uso de neonicotinoides a cultivos en invernadero es un mal negocio para la agricultura europea y el medio ambiente, y además no aporta ningún beneficio para las abejas y otros polinizadores. La decisión restringirá aun más las posibilidades de agricultores europeos de proceder contra plagas devastadoras. Además, para muchos de estas plagas no hay un método alternativo de erradicación.

Bayer sigue convencido de que las restricciones no están justificadas, ya que los neonicotinoides son seguros si se aplican correctamente. Incluso de acuerdo con los criterios de evaluación extremadamente conservadores de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria EFSA, en los informes más recientes para la evaluación del riesgo para las abejas, para un gran número de aplicaciones de los neonicotinoides no se encontraron riesgos elevados. Por ejemplo, para las abejas melíferas se encontraron sólo riesgos reducidos y también para las abejas silvestres resultó en la mayoría de los casos un riesgo reducido.

Desde el punto de vista de Bayer cabe destacar que, una vez más, se implementan medidas jurídicas sin una previa estimación detallada de las consecuencias. Aparte de los gastos para el agricultor europeo, las restricciones ya tienen desde ahora consecuencias considerables no deseadas: una falta de alternativas, más aplicaciones por pulverización que implican mayores emisiones de CO2, un mayor riesgo de insectos nocivos resistentes y el regreso a agentes químicos viejos, menos efectivos.

Numerosos estudios actuales, entre otros, del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea, mostraron las repercusiones de estas restricciones. De acuerdo con el estado actual, los proveedores europeos de productos fitosanitarios no podrán ofrecer desinfectantes o insecticidas autorizados para la aplicación en el suelo como reemplazo de las aplicaciones aún autorizadas de imidacloprid y clotianidina.

Se pretende que las restricciones controlen los presuntos riesgos para la salud de las abejas. Para Bayer es muy importante el bienestar de las abejas. Son importantes para la polinización de muchos cultivos. Sin embargo, con una prohibición de sustancias con las que los agricultores pueden controlar eficazmente un amplio espectro de parásitos devastadores, no se les ayuda en nada. Existen otros medios y formas de promover la salud de los insectos polinizadores, por ejemplo, mejorando para ellas la oferta de alimento o los espacios vitales naturales, así como mediante un control eficiente del ácaro varroa.

Como empresa líder en la industria agraria, Bayer tiene un interés propio en la salud de los polinizadores. Por tal motivo, la empresa trabaja con socios alrededor del mundo en mejorar el espacio vital y el alimento de polinizadores así como en comprender mejor los factores científicos decisivos para su salud. Además, procuramos mejorar la comunicación con el agricultor y el apicultor con el fin de garantizar una aplicación adecuada de nuestros productos.