Editorial

Bayer amplía su alianza estratégica con el Instituto Broad del MIT y la Universidad de Harvard

// El Laboratorio de Cardiología de Precisión utilizará tecnologías innovadoras para entender mejor las enfermedades cardiovasculares a nivel molecular y buscar nuevas líneas terapéuticas.

Bayer, el Instituto Broad del MIT y la Universidad de Harvard anunciaron el lanzamiento del Laboratorio de Cardiología de Precisión, que buscará conocimientos científicos novedosos que permitan desarrollar nuevos tratamientos para pacientes con enfermedades cardiovasculares como la insuficiencia cardiaca.

La insuficiencia cardiaca es una combinación de varios factores, y se requieren nuevas herramientas y métodos para obtener un conocimiento profundo del que puedan beneficiarse los pacientes. En su búsqueda de nuevos medicamentos potenciales, los científicos del laboratorio combinarán los conocimientos clínicos del Instituto Broad y sus innovadores métodos de investigación básica, con la amplia experiencia de Bayer en desarrollo farmacéutico.

“El Instituto Broad es un importante socio estratégico para Bayer, que nos permitirá profundizar nuestra comprensión de las enfermedades cardiovasculares; confiamos en ampliar aún más nuestra colaboración”, explica el Dr. Jörg Möller, miembro del Comité Ejecutivo y Director de Investigación y Desarrollo de la División Pharmaceuticals de Bayer AG. “Los laboratorios conjuntos son un nuevo modelo de cooperación entre la industria y el mundo académico, y harán que la investigación cardiovascular de Bayer y el Instituto Broad suba un escalón más”.

Ubicado en las instalaciones del Instituto Broad en Boston, el Laboratorio de Cardiología de Precisión permitirá que científicos de ambas entidades trabajar en un mismo laboratorio y compartir  con mayor rapidez las ideas a los ensayos clínicos y llevar nuevos tratamientos a los pacientes en menos tiempo que las colaboraciones de investigación tradicionales. El objetivo del Laboratorio de Cardiología de Precisión es elaborar mapas de alta resolución de células individuales de los tejidos cardiovasculares en modelos humanos y animales.

“Estos mapas de alta resolución de células y tejidos serán un activo crucial para comprender la insuficiencia cardiaca y desarrollar nuevos y mejores medicamentos”, afirma Patrick Ellinor, responsable científico del Laboratorio de Cardiología de Precisión y director del Servicio de Arritmias Cardiacas del Hospital General de Massachusetts.

La colaboración entre el Instituto Broad y Bayer comenzó en 2013 con un programa oncológico que se acaba de prorrogar recientemente. En 2015, ambas entidades lanzaron una colaboración específica en el campo cardiovascular destinada a utilizar los conocimientos de genética humana para ayudar a crear nuevos tratamientos cardiovasculares.