Editorial

Xofigo

Pacientes de Cáncer de Próstata con metástasis ósea

// Obtendrían mayores beneficios si el tratamiento con radio-223 comenzara lo antes posible.

Lo pacientes con cáncer de próstata con metástasis ósea resistente a la castración (mCRPC, por sus siglas en inglés) podrían beneficiarse si inician de forma inmediata el tratamiento con radio-223 (Xofigo) revelaron datos actuales de los estudios de no intervención PARABO y REASSURE.

El dicloruro de radio-223 fue aprobado en Europa en 2013 para el tratamiento de adultos con CRPC y metástasis óseas sintomáticas sin metástasis viscerales conocidas y es actualmente el único fármaco aprobado para la terapia alfa focalizada. En el estudio de aprobación ALSYMPCA, el tratamiento con radio-223 extendió significativamente la supervivencia media general en comparación con el placebo más el mejor estándar de tratamiento posible.

En conferencia de prensa∗, el Dr. Thomas Steuber de Hamburgo, destacó que datos del estudio ALSYMPCA muestran que el radio-223 prolongó la supervivencia media general en 3.6 meses (criterio de valoración primario) y retrasó la aparición de eventos óseos sintomáticos en una mediana de 5.8 meses en comparación con el placebo (cada uno más el mejor estándar de tratamiento posible).

Steuber se basó en los datos actuales de los dos estudios de no intervención PARABO y REASSURE para explicar que los pacientes podrían beneficiarse con el inicio temprano del tratamiento con radio-223. En el primer análisis temporal del estudio de no intervención PARABO, la mayoría de los pacientes (66.5%) recibió cinco o seis inyecciones de radio-223. “Los pacientes que tan solo pudieron recibir de una a cuatro inyecciones de radio-223 (33.5%) mostraron una enfermedad más avanzada al inicio del estudio y aparentemente desarrollaron eventos adversos más graves”, aseguró Steuber.

Los datos del estudio de no intervención REASSURE sugieren que el uso temprano del radio-223 puede ser beneficioso. El primer análisis temporal mostró que a los pacientes que recibían terapia de radio-223 se les aplicaron una mediana de seis inyecciones en la primera (70%) o segunda línea (64%). Otro análisis de subgrupos indica que los pacientes tratados con radio-223 antes de una quimioterapia también tuvieron una mayor probabilidad de recibir las seis inyecciones.

La mayoría de los pacientes en la fase de mCRPC reciben una nueva terapia antihormonal como terapia de primera línea. Si el paciente sigue siendo tratado -dijo Steuber-, éste sería el momento adecuado para interrumpir la terapia antihormonal y comenzar con el radio-223.” El urólogo consideró esencial no pasar por alto el plazo de tiempo adecuado para iniciar la terapia con radio-223, ya que en la evolución posterior del mCRPC aumenta el riesgo de metástasis viscerales y esta terapia ya no sería la indicada. El objetivo es dar al paciente todas las opciones para prolongar su vida. Después de la terapia de radio-223, todas las otras alternativas de tratamiento, como la quimioterapia, siguen siendo posibles.