Editorial

Compromiso con el corazón de la mujeres

En el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, la Asociación Nacional de Cardiólogos de México (ANCAM) a través de la Iniciativa por el Corazón de la Mujer, con el apoyo de la TA de Cardiología & Pulmonología de la División Pharmaceuticals de Bayer de México, llevaron a cabo una rueda de prensa para destacar la importancia de prevenir y atender oportunamente las enfermedades cardiovasculares en la población femenina.

En México una mujer tiene diez veces más posibilidades de morir por una enfermedad del corazón que por cáncer de mama, pero en el caso de las mayores de 65 años el riesgo de fallecer por esta causa aumenta más de 20 veces, como resultado del estilo de vida sedentario, sobrepeso, obesidad, diabetes mellitus, estrés, cambios hormonales y tabaquismo, destacó la Dra. Ana Elena Ancona, coordinadora del Capítulo de Cardiopatía en la Mujer de la ANCAM.

De hecho, en la última década se ha observado un incremento de 60% en la enfermedad cardiovascular en este sector de la población, aseveró la cardióloga.

Por su parte, la Dra. Ana Celia Izeta, Coordinadora Nacional de la Iniciativa por el Corazón de la Mujer de ANCAM, mencionó que a las mujeres la enfermedad cardiovascular las ataca 10 años después que a los hombres, y les afecta con mayor severidad debido a que aunado a los factores de riesgo cardiovascular clásicos, se añaden enfermedades relacionadas con estados de hormonales patológicos como el hiperandrogenismo; trastornos obstétricos como la diabetes gestacional; trastornos hipertensivos del embarazo, la preeclamsia, la menopausia precoz, entre otros.

“Otro de los factores determinantes y poco conocidos que ocasionan enfermedad cardiovascular en la mujer es el emocional. Las mujeres con fuertes presiones de estrés y depresión son candidatas a presentar patologías del corazón como cardiopatía isquémica, infarto al miocardio y angina de pecho”, reveló la Dra. Alejandra Madrid, Presidenta de la Iniciativa por el Corazón de la Mujer.

Aunado a ello - dijo-  pasar mucho tiempo inmóvil en el trabajo, hogar y automóvil eleva el riesgo de trombosis (formación de coágulos sanguíneos en arterias y venas), mecanismo común subyacente para la presencia de un infarto al corazón, eventos cerebrovasculares y tromboembolia venosa. Para prevenir su aparición, invitó a todas las mujeres a caminar, subir escaleras y evitar períodos prolongados de reposo para estimular la circulación sanguínea y reducir el riesgo de trombosis.

Finalmente, las especialistas coincidieron en que los médicos deben dirigir su atención a los problemas cardiovasculares de las mujeres y generar iniciativas que propicien mejoras en investigación, servicios y tratamientos que aseguren su salud y mejoren su calidad de vida.