Editorial

Cofepris avala nuevos usos de

innovador anticoagulante

// Xarelto® (Rivaroxabán) demostró una protección superior para la prevención de las recurrencias de la Enfermedad Tromboembólica Venosa y EVC por Fibrilación Auricular.

Recientemente la Cofepris aprobó dos nuevos usos terapéuticos para Xarelto® (Rivaroxabán), innovador anticoagulante ya disponible en el sector salud que contribuirá a reducir en los pacientes el riesgo de recurrencias de la Enfermedad Tromboembólica Venosa, así como enfermedad vascular cerebral en aquellos pacientes con Fibrilación Auricular no valvular y que han sido sometidos a una intervención coronaria con colocación de stent.

Los dos nuevos usos de Rivaroxabán incrementarán la posibilidad de brindar una poderosa terapia a los pacientes susceptibles a manifestar  estas complicaciones con un riesgo controlado de hemorragia, similar a los tratamientos actualmente utilizados, enfatizó la doctora Sandra Quintana, responsable de Medical Affairs de la División Pharmaceuticals de Bayer de México.

“La aprobación por parte de las autoridades de salud para los nuevos usos terapéuticos de este innovador anticoagulante se sustentan en dos estudios denominados EINSTEIN CHOICE y PIONEER AF-PCI, los cuales fueron presentados en los congresos del American College of Cardiology (ACC) en 2017 y de la American Heart Association (AHA) en 2016, respectivamente”, mencionó el doctor Gerhard Albrecht, Director Médico de Bayer de México, Centroamérica y el Caribe.

En rueda de prensa el doctor Alfredo Cabrera Rayo, adscrito al Hospital Regional “1º de Octubre” del ISSSTE, explicó que actualmente los pacientes que han tenido Tromboembolismo Venoso (TEV) por lo general se tratan con un anticoagulante durante tres, seis o 12 meses después de la complicación. Sin embargo, al suspender el tratamiento anticoagulante hay quienes pueden presentar un riesgo elevado de reaparición de la Enfermedad Tromboembólica Venosa, por lo que en algunos casos las guías de práctica clínica  internacionales (como las del ACCP) sugerían la administración de aspirina para evitar dichos riesgos.

La buena noticia – dijo – es que el estudio EINSTEIN CHOICE ha demostrado que en pacientes con Enfermedad Tromboembólica Venosa (condición que abarca la Embolia Pulmonar y la Trombosis Venosa Profunda) que ya han completado seis o 12 meses de tratamiento anticoagulante, la terapia extendida con Rivaroxabán 10 mg o 20 mg al día redujo significativamente el riesgo de recurrencia de eventos tromboembólicos venosos en un 74% y 66% (reducción de riesgo relativo) respectivamente, en comparación con 100 mg de ácido acetilsalicílico (AAS) al día.

Este estudio es un avance importante para los pacientes que requieren prevenir la recurrencia de Enfermedad Tromboembólica Venosa, considerado la tercera causa de muerte cardiovascular en el mundo, al demostrar de manera contundente que, si es necesario un tratamiento extendido, el anticoagulante Rivaroxabán es una opción más conveniente que el ácido acetilsalicílico, enfatizó el doctor Cabrera Rayo.

Por su parte, el estudio PIONEER AF-PCI corroboró que en pacientes con Fibrilación Auricular (FA) no valvular tras una intervención coronaria percutánea (PCI, por sus siglas en inglés) con implantación de stent, Rivaroxabán redujo significativamente el riesgo de hemorragia en comparación de los tratamientos habituales con antagonistas de la vitamina K más un antiplaquetario dual.

Finalmente, los especialistas coincidieron que ambos estudios corroboran el beneficio y seguridad de la administración extendida y diferentes dosificaciones de Rivaroxabán en el tratamiento de las recurrencias de la Enfermedad Tromboembólica Venosa y de la Fibrilación Auricular no valvular que se someten a cirugía PCI, lo cual permitirá a los médicos de todo el país, contar con una importante herramienta terapéutica al momento de elegir el tratamiento más adecuado para cada paciente.