EPA asegura que el glifosato no es carcinógeno

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés), confirmó su aprobación sobre uso de glifosato en EEUU. La decisión fue acompañada por comentarios públicos emitidos por el Administrador Asistente de la Oficina de Seguridad Química y Prevención de Contaminación de la EPA, Alexandra Dunn, quien declaró: “No hay riesgo para la salud pública de la aplicación de glifosato.”

“Si bien aún estamos revisando la decisión provisional en toda su extensión, es significativo que la EPA, así como otros reguladores expertos que han revisado el extenso cuerpo de evidencia científico de los herbicidas con base en glifosato por más de 40 años, continúan concluyendo que estos productos son seguros cuando se usan de acuerdo con las instrucciones, y que el glifosato no es carcinogénico. Bayer cree con firmeza que la ciencia respalda la seguridad de los herbicidas con base en glifosato, los cuales se encuentran entre los productos estudiados con mayor nivel de minuciosidad de su tipo, y se complace de que los reguladores encargados de evaluar este extenso cuerpo de información científica continúan alcanzando conclusiones favorables.” Como parte del anuncio, Andrew Wheeler, administrador de la EPA declaró, “No hemos encontrado riesgos para la salud pública de los usos vigentes registrados del glifosato.” Adicionalmente, Dunn declaró: “Los datos científicos con los que contamos no respaldan una relación de causa-efecto entre la exposición al glifosato y la enfermedad de Parkinson, ni con linfomas no Hodkings.”

Dunn también destacó que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) fue “la única agencia a nivel mundial que ha conectado el glifosato con el cáncer.” En la decisión provisional de la EPA, la agencia también destacó que su evaluación independiente del cáncer es “más robusta” y “más transparente” que la revisión de la IARC, que sólo consideró un subconjunto de estudios publicados incluidos en la evaluación de la EPA, en tanto que su decisión fue tomada por medio de reuniones cerradas al público, y sin comentarios durante el proceso o revisiones externas de pares. El uso del glifosato ha sido aprobado en más de 160 países, y el anuncio de la EPA es tan sólo el más reciente ejemplo de una agencia regulatoria global reafirmando que el glifosato no es carcinogénico, siguiendo resultados similares a los de diversos cuerpos regulatorios en el mundo. Desde que la IARC publicó su evaluación en 2015, reguladores y científicos han confirmado sus conclusiones sobre la seguridad de los productos con base en glifosato, así como que el glifosato no es carcinógeco.

En enero de 2019, la Agencia de Salud de Canadá concluyó que: “Después de una minuciosa revisión científica, las preocupaciones sobre la seguridad del glifosatob no pueden respaldarse científicamente cuando se considera el conjunto completo de datos relevantes.” La autoridad de salud de Canadá también destacó que los 20 científicos que realizaron la revisión, quienes no estuvieron involucrados en la reevaluación del glifosato de 2017, “no dejaron un solo aspecto sin revisión” y “tuvieron acceso a toda la información y datos relevantes del gobierno federal y de los provinciales, agencias regulatorias internacionales, reportes científicos publicados y un amplio número de fabricantes de pesticidas.” La Agencia de Salud de Canadá enlistó, 1,300 estudios en su lista de referencia relativa a la reevaluación del glifosato de 2017, respaldando su determinación de que los herbicidas con base en glifosato pueden usarse de forma segura.

Sobre el anuncio de la EPA, el secretario de Agricultura de EEUU, Sonny Perdue declaró, “si vamos a alimentar a 10 mil millones de personas en 2050, necesitaremos de todas las herramientas a nuestra disposición, incluyendo el glifosato,” agregando “la Agencia de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) aplaude la decisión de registro propuesta por la EPA, al estar respaldada por la ciencia y ser consistente con los hallazgos de otras autoridades regulatorias en el sentido de que el glifosato no representa riesgos carcinogénicos para los humanos.” Previamente en 1993, la EPA y la OMS​ clasificaron a los herbicidas con glifosato como de baja toxicidad, englobados en la Clase III para exposiciones oral e inhalación, en una escala de I (más tóxico) a IV (menos tóxico). Y una revisión en 2000 concluyó que: “su uso adecuado no pone en riesgo la salud de los seres humanos”.

Regresar