index.html#editorialindex.html#editorialindex.html#editorial CB No.105 - Actualidades

Hoy las condiciones en el campo son diferentes

Un nuevo estudio sobre el glifosato y las abejas recientemente ocasionó revuelo en los medios. Aquí, el doctor Christian Maus, experto en abejas de Bayer, responde las preguntas más importantes.

Dr. Christian Maus, Global Lead Scientist Bee Care

Albert Einstein dijo: “Si las abejas mueren, las personas morirán poco tiempo después.” ¿Tenía razón?

Con frecuencia leemos esto, pero no es correcto. Por supuesto, las abejas son importantes para la agricultura y, por consiguiente, para la nutrición humana. Los melones y las almendras o los manzanos requieren insectos para la polinización –de lo contrario, no desarrollarían fruta o desarrollarían poca cantidad. No obstante, de acuerdo con la Plataforma de Política Científica Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios del Ecosistema de la Organización de las Naciones Unidas, sólo del 5 al 8 por ciento de la producción agrícola del mundo depende de la polinización de los insectos.

Esto no necesariamente sucede en el caso del cereal, el maíz o las papas, por ejemplo. Por lo tanto, los escenarios que se describen con frecuencia con dicha cita son demasiado exagerados. Además, se ha comprobado sin duda alguna que Albert Einstein en realidad nunca dijo esto. De hecho una captura de pantalla de un correo electrónico enviado por el Archivo de Albert Einstein a un investigador de abejas en 2007, seguido por su traducción lo comprueba. No obstante, estudios tales como los recientemente publicados en los Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS, por sus siglas en inglés) y que, subsecuentemente, van de boca en boca en los medios, crean repetidamente revuelo.

De acuerdo con este estudio realizado por científicos de la Universidad de Texas en Austin, la flora intestinal de las abejas melíferas se puede dañar por la ingestión del glifosato. Más aún, la sustancia supuestamente también las hace más susceptibles a ataques de microorganismos y, de esta manera, incrementa el riesgo de que se enfermen. No es mi intención negar de forma general los resultados de este procedimiento de análisis específico. Es posible que esos efectos ocurran bajo ciertas circunstancias. Sin embargo, no es correcto extrapolar estos efectos a la naturaleza. Los científicos realizaron un estudio en un laboratorio. Este es absolutamente legítimo, pero las condiciones en el campo son simplemente diferentes.

¿Cómo?

Sabemos por diferentes estudios que los efectos determinados e individuales en las abejas de laboratorio no se pueden extrapolar a las especies en estado silvestre ni a una colonia de abejas completa. Esto no fue abordado en el estudio, así como tampoco el hecho de que es muy poco probable que las abejas puedan estar expuestas a cantidades tan grandes de glifosato durante un largo periodo. Por ejemplo, los investigadores suponen falsamente que las plantas absorben glifosato a través del suelo y que la sustancia llega al néctar. En realidad, el glifosato se rocía en las hojas y causa que las malezas respectivas mueran de manera más rápida. Después de todo, ese es el propósito del glifosato como herbicida. Normalmente no se aplica a todos los cultivos en floración. ¿Por qué sería así?

¿Entonces las abejas no entran en contacto con el glifosato?

El glifosato está presente en los campos, pero las abejas normalmente no lo consumen en cantidades apreciables cuando se aplica de manera adecuada. En general, cualquier sustancia puede no ser saludable para las personas y para los animales en una concentración suficientemente elevada. El café, por ejemplo. Podría envenenar a alguien con la cantidad total de cafeína en una cafetería promedio. Pero esto no significa que morirás por envenenamiento de cafeína si entras a la cafetería.

¿Cómo se puede evaluar la seguridad de los productos fitosanitarios para las abejas en estado salvaje?

Uno de los métodos más comunes es la llamada prueba de túnel. Imagine un tipo de invernadero en el que las colonias de abejas están expuestas a una sustancia que está siendo evaluada a través de plantas en floración, tratadas. Incluso más realista es hacer la prueba en campos abiertos. En ese caso, una colonia de abejas se coloca de forma adyacente a, o directamente dentro de, un campo tratado con un producto fitosanitario. Lo que es importante es examinar los efectos en las colonias de abejas porque una colonia reacciona de forma completamente diferente a las abejas individuales. Realizamos muchos estudios como éste para nuestros productos.

¿También existe este tipo de estudios para el glifosato?

Sí, hay estudios del glifosato que se llevaron a cabo bajo condiciones realistas en el campo o en un semi-campo. No se observaron efectos adversos en estos estudios – ni siquiera cuando se analizaron cantidades exageradas de glifosato.

Hace unos años, por ejemplo, Monsanto llevó a cabo un extenso estudio de túnel con glifosato que fue publicado y, por consiguiente, está accesible al público. El resultado fue que no se pudo determinar un daño al desarrollo en las colonias de abejas analizadas.

En este contexto, ¿cómo observa usted la discusión alrededor del artículo de PNAS?

Muchos medios hicieron reportes sobre el estudio como si el autor de las presuntas muertes de las abejas hubiera sido detenido y convicto. Era el glifosato. Justo como una película de misterio de domingo por la noche en la que sólo una persona puede ser el asesino. Pero esto no es una película, es la realidad. En primer lugar, no hay un resultado que señale claramente al glifosato o a otro producto fitosanitario como el “autor del crimen”. E, incidentalmente, los científicos no alegan esto tampoco en su estudio. Son algunos periodistas los que están haciendo esto. En segundo lugar, en la naturaleza rara vez existe un único factor que se pueda determinar sin duda alguna. Muchos factores diferentes se combinan para realizar algo. Repito: el hecho de que un efecto se pueda crear con una sustancia en el laboratorio no tiene relación con si esto pudiese ocurrir en la realidad.

Si continuamos su analogía: No hay asesino, pero hay un cuerpo. ¿O está diciendo que las muertes de abejas no son una realidad? Varias especies de abejas silvestres han disminuido –pero durante muchas décadas y no sólo durante los últimos años, como se afirma con frecuencia en los medios. Las causas son muy complejas y aún no han sido examinadas a detalle cada una. Uno de los puntos más importantes, por ejemplo, es qué tanta tierra utiliza nuestra sociedad para la producción agrícola o para la construcción residencial. No hay disputa de que muchos paisajes se han vuelto menos coloridos durante las últimas décadas. Y las abejas silvestres tienen tiempos más difíciles cuando nada florece y no hay oportunidades de anidación adecuadas.

La situación para las abejas melíferas es diferente: estamos registrando una mayor mortalidad invernal para las colonias de abejas en algunas regiones de Europa y Norteamérica debido particularmente al ácaro Varroa. Al mismo tiempo, es importante enfatizar que no hay una mortalidad general de las abejas en términos de una disminución. Por el contrario, la cantidad de colonias de abejas melíferas está aumentando constantemente –tanto en Alemania como a nivel internacional. Esto es respaldado claramente por fuentes tales como la Organización de las Naciones Unidas o la Unión Europea.

Actualmente, ¿en qué está trabajando exactamente el Centro Bee Care de Bayer en Alemania?

Bayer realiza extensas actividades científicas en beneficio de la seguridad de las abejas. Esto es algo bueno, y es el enfoque correcto. Nuestro departamento de protección para el medio ambiente lleva a cabo cientos de estudios cada año para asegurarse de que nuestros productos fitosanitarios sean seguros para las abejas. Y varias otras áreas de nuestra compañía también trabajan para proteger a las abejas. Establecimos el Centro Bee Care hace cinco años para coordinar de mejor manera estas múltiples actividades. Junto con científicos independientes, actualmente estamos implementando aproximadamente 30 estudios adicionales que cubren todos los aspectos posibles de la salud de las abejas y de la polinización de las plantas. Los resultados de todas estas actividades se toman en cuenta en el desarrollo de productos de Bayer.

Regresar