Búsqueda de ingredientes activos totalmente automatizada con velocidad máxima

Un pulpo para millones de moléculas

En la búsqueda de nuevos ingredientes activos para medicamentos, los investigadores de Bayer utilizan robots altamente eficientes. En instalaciones de rendimiento ultra-alto totalmente automatizadas, prueban millones de sustancias en cuanto a su efecto farmacológico - y encuentran candidatos que podrían significar potencialmente la consecución de un nuevo medicamento.

STORY CHECK

 

Reto:

Encontrar nuevos ingredientes activos para productos farmacéuticos es cada vez más complejo y costoso.

 

Solución:

En los laboratorios de cribado de Bayer, la búsqueda de nuevas moléculas activas se realiza de forma completamente automática, gracias en parte a un robot capaz de procesar hasta 1 millón de muestras por día.

 

Beneficio:

Los investigadores de Bayer pueden proceder de manera más eficiente en el descubrimiento de sustancias activas e idealmente proporcionar nuevos productos farmacéuticos para los pacientes más rápidamente.

SERVICIOS

Descargar Versión PDF

research - Edición 31

  (PDF 7.4 Mb)

Síguenos

El asistente de investigación más importante no dice ninguna palabra. Con precisión extrema realiza sus análisis: a máxima velocidad, el robot prueba sustancias de la biblioteca de Bayer y procesa varias placas simultáneamente. “El pulpo”, así lo llaman sus mandantes - los investigadores de Bayer alrededor del doctor Bernd Kalthof, responsable de Tecnología de High-Throughput-Screening en la División Pharmaceuticals de Bayer en Wuppertal. “Con nuestro nuevo robot de rendimiento ultra-alto podemos probar diariamente el efecto farmacológico de hasta un millón de sustancias”, señala el científico. Hace 20 años, todo el personal de un laboratorio habría necesitado alrededor de 100 años para realizar este trabajo.

Gracias a su estructura modular, el robot se puede utilizar de manera flexible

Sin embargo, a diferencia de su homólogo del fondo del mar, el pulpo mecánico en Wuppertal tiene solo cuatro brazos en vez de ocho. Con ellos procesa las muestras con una velocidad extremadamente elevada. “La nueva instalación de robots nos abre posibilidades totalmente nuevas de diseñar experimentos”, indica el doctor Kalthof, pues consta de distintos módulos que los expertos pueden combinar cada vez. De este modo, los nuevos métodos se pueden integrar rápidamente según sea necesario en la instalación de alto rendimiento. Lo importante para el alto rendimiento - el número de muestras estudiadas por día - y para la flexibilidad es la infraestructura en la que está incorporado el pulpo totalmente automático. Por ejemplo, un segundo robot prepara los recipientes de reacción con las sustancias de ensayo, solo así se pueden procesar alrededor de 60 mil placas al año. Y esto requiere alta tecnología en todos los planos: “También nuestros sistemas de computadoras deben armonizar con el sistema del robot. Por ello desarrollamos una infraestructura de base de datos especial y un software propio para la evaluación”, señala el doctor Kalthof.

10 años

de desarrollo de medicamentos le sigue al cribado

El señor del pulpo: el doctor Bernd Kalthof busca los ingredientes activos del futuro con el robot de alto rendimiento.

Probamos cada una de las 4.1 millones de moléculas en nuestra biblioteca de sustancias para ver si exhiben el efecto deseado.

Dr. Bernd Kalthof, jefe de tecnología de detección de alto rendimiento en la división de productos farmacéuticos de Bayer.

El cribado es el primer paso en el largo camino hacia un nuevo medicamento. El doctor Kalthof describe el proceso: “Probamos cada una de las 4.1 millones de moléculas de nuestra biblioteca de sustancias en cuanto a un efecto deseado.” Y solo en uno de cada 400 candidatos encuentran los investigadores en promedio un efecto. Los científicos de Bayer caracterizan y mejoran entonces las moléculas activas encontradas en equipos de proyecto interdisciplinarios. “En este proceso, muchas moléculas se descartan hasta que en el caso óptimo después de 10 a 12 años un nuevo medicamento aprobado marca el punto final del desarrollo de medicamentos”, agrega el Dr. Kalthof. En el cribado de ingredientes activos, muchas historias de éxito de muchos medicamentos de Bayer y candidatos a desarrollo vivieron sus inicios. Así descubrieron los investigadores el compuesto inicial para el ingrediente activo rivaroxabán mediante la instalación predecesora del pulpo.

El pulpo necesita alimento especial para realizar su trabajo: una condición para el cribado de rendimiento ultra-alto - los expertos hablan a partir de 100 mil muestras al día - es la miniaturización de los recipientes de ensayo: “Trabajamos con así llamadas placas de microtitulación, las cuales tienen 1,536 pozos separados para la reacción bioquímica. El volumen de los pozos minúsculos es incluso más pequeño que una gota de lluvia promedio”, explica el doctor Kalthof. En el pulpo, las placas ya están equipadas con los candidatos a ingrediente activo.Los investigadores prueban sus efectos, por un lado, en proteínas aisladas, y por el otro, en células vivas. Para ambos formatos de prueba utilizan métodos de medición a base de luminiscencia o fluorescencia. Una variación de las señales luminosas medidas así indica que una sustancia interviene en el proceso que los investigadores quieren controlar farmacológicamente.

“En la investigación farmacológica hace mucho que en Bayer apostamos por los robots”, dice la doctora Anke Müller-Fahrnow, responsable de Lead Discovery en Berlín. Ella y su equipo operan un segundo laboratorio de cribado con una instalación de robot similar. En Colonia, colegas prueban y optimizan anticuerpos terapéuticos con un esquema similar: analizan las propiedades de enlace de más de 10 mil anticuerpos. Sin embargo, los robots también operan los así llamados laboratorios de preparados, almacenes de sustancias en Berlín y Wuppertal que abastecen de candidatos a ingrediente activo a toda la investigación de Bayer. “Obviamente, los colegas ahí revisan todas las sustancias periódicamente en cuanto a su pureza, lo cual también se realiza de manera totalmente automatizada”, dice el doctor Kalthof.

Nosotros en la investigación farmacéutica en Bayer nos hemos comprometido desde hace tiempo con robots automatizados.

Dra. Anke Müller-Fahrnow, jefe de Lead Discovery en Berlín

Cribado para rivaroxabán

La historia del ingrediente activo rivaroxabán empezó en 1998 en los laboratorios de cribado de Wuppertal. En ese entonces, la biblioteca de sustancias de Bayer tenía 200 mil compuestos que se cribaron en busca de una estructura guía adecuada. El rivaroxabán se utiliza para disminuir la coagulación sanguínea y evitar así los trombos. Inhibe el factor Xa, el cual juega un papel importante en el surgimiento de trombos. Hoy, rivaroxabán está aprobado en más de 130 países para la prevención y el tratamiento de tromboembolias, es decir, oclusiones vasculares que surgen debido a coágulos sanguíneos. El ingrediente activo ayuda, por ejemplo, en la prevención de eventos vasculares cerebrales en pacientes con fibrilación auricular no valvular.

Un pulpo con cuatro brazos: la singular instalación puede cribar en poco días toda la biblioteca de sustancias de Bayer con 4.1 millones de moléculas.

El trabajador de Bayer Georg Schmidt construyó el pulpo, junto a él está su colega Maike Günther.

Los robots generan moléculas totalmente nuevas}

La automatización se extiende en Bayer por muchas áreas de investigación: también la síntesis de nuevas moléculas para la biblioteca de sustancias puede realizarse potencialmente de manera automatizada por completo. Si los químicos de Bayer tienen problemas en determinadas reacciones, obtienen ayuda en el laboratorio de cribado de catálisis: “Por lo general encontramos soluciones agregando o cambiando un catalizador - un acelerador químico de la reacción”, indica el doctor Donald Bierer, responsable del laboratorio de cribado de catálisis en el Centro de investigación de Bayer en Wuppertal. La parte medular de la plataforma es también un robot que puede realizar simultáneamente hasta 192 reacciones. Así, los investigadores encuentran en el esquema miniaturizado soluciones para la producción de nuevos ingredientes activos. “Les hacemos llegar nuestros resultados a los químicos y en 90 por ciento de los casos también se logra la reacción a gran escala. En el otro 10 por ciento buscamos una solución con nuestros mandantes en el lugar, agrega el doctor Bierer. Su equipo no solo coopera con los investigadores en la química médica, sino con muchas otras secciones de Bayer. “Ésta es realmente la receta del éxito desde que en 2012 iniciamos con la planeación de la plataforma - con trabajo en equipo llegamos a nuevas soluciones.”

El robot es capaz de conducir hasta

192

reacciones simultáneamente.

En ese entonces, el laboratorio de cribado de catálisis totalmente automático, bajo atmósfera de gas protector a escala pequeña, era el segundo de su tipo en todo el mundo y más bien un prototipo. Hoy, la instalación marcha en operación de rutina y el esquema se difunde en todo el mundo. El doctor Bierer y el equipo de cribado de catálisis hacen posible así la síntesis de candidatos a ingredientes activos, que sus colegas inicialmente no pudieron fabricar o solo pudieron fabricar en cantidades demasiado pequeñas. De este modo, las sustancias pudieron pasar más rápidamente a fases de prueba más avanzadas, como estudios preclínicos en la División Pharmaceuticals o ensayos de campo en Crop Science. Estos candidatos a ingrediente activo constituyen la base de un amplio programa de síntesis, por ejemplo, en la Química Médica. En ello, se fabrican miles de variantes ligeramente modificadas de la molécula inicial, para encontrar aquélla con el mejor efecto.

Los requisitos aumentan en todas las áreas, también en los cribados farmacológicos: “Por ello, aumentamos el rendimiento en todas las áreas para lograr una mayor probabilidad de dar en el blanco, explica el doctor Kalthof.

Y el corazón de la estrategia es un pulpo totalmente automático en Wuppertal. Realiza su trabajo diario de manera confiable como un reloj. Esto se le debe agradecer al colega del Kalthof, Georg Schmidt: junto con técnicos y constructores de proveedores, desarrolló la singular instalación: “No existían las soluciones prefabricadas para este tipo de instalaciones“, explica el señor Schmidt. Y los investigadores de Bayer ya planean los siguientes pasos: a mediados de 2017 un segundo pulpo empezará a trabajar en los laboratorios de cribado del doctor Kalthof. “Así alcanzaremos ahora sí los ocho brazos“, dice el señor del Kraken.

Entrevista: Virendar Kaushik

 

“Robots en la vida diaria

del laboratorio”

 

 

research platicó con el Dr. Virendar Kaushik, Director de Bioquímica y Biofísica en el Broad Institute del Instituto de Tecnología de Massachusetts y Harvard, sobre robots en laboratorios químicos y biológicos. Bayer está colaborando estrechamente con la institución en la costa este de los Estados Unidos, en particular en los campos de la oncología y las enfermedades cardiovasculares.

 

¿Cuándo empezaron los científicos a utilizar robots en el laboratorio?

Se utilizaron robots por primera vez en los 80 en la investigación biomédica, más exactamente en el desarrollo de ingredientes activos. En ese entonces el trabajo era el procesamiento de muestras, por ejemplo, al preparar series de dilución y al repartir los líquidos en los recipientes de reacción o las placas de microtitulación. Con la automatización se buscaba aumentar la precisión y, a su vez, reducir los movimientos monótonos y repetitivos de las personas.

 

¿Dónde están las aplicaciones en la actualidad?

Hoy día, los robots se utilizan en gran parte en la investigación biológica y química. En el desarrollo de ingredientes activos, los robots les permiten a los químicos crear grandes bibliotecas de sustancias de un jalón y a los biólogos probar miles de estas moléculas en un experimento in vitro. Para ello, los investigadores solo deben proporcionar una cantidad grande de reactivos, seleccionar el programa y presionar “Inicio“.

 

¿Qué papel jugarán los robots en el futuro en la ciencia?

Creo que las aplicaciones de robots seguirán aumentando. En especial debido a la miniaturización de los esquemas de reacción, muchas tareas deben ser realizadas por robots. Para los formatos experimentales de este tipo, a las personas les faltan la agudeza visual y la habilidad.

Usuarios Internacionales

BAYER revisa, opera y actualiza este sitio web en Leverkusen, Alemania. Está destinado para uso internacional. Sin embargo, BAYER no garantiza que los detalles presentados en este sitio web sean correctos en todo el mundo y, en particular, que los productos y servicios estarán disponibles con el mismo aspecto, en los mismos tamaños o en las mismas condiciones en todo el mundo. Si llama a este sitio web o descarga contenido, tenga en cuenta que es su responsabilidad asegurarse de actuar de acuerdo con la legislación local aplicable en ese lugar. Los productos mencionados en este sitio web pueden venir en diferentes envases, en diferentes tamaños de paquetes o con diferentes letras o marcas, dependiendo del país.

En los EE.UU., El negocio del Grupo Bayer está dirigido por Bayer Corporation. Los clientes en los EE.UU. Deben dirigirse a esta entidad.

Investigación

Medicina

Agricultura

Contacto

 

¿Tiene comentarios o preguntas sobre nuestro sitio web o los servicios?

Hoja informativa

 

Nuestro boletín de innovación de Bayer le mantiene al día sobre las últimas noticias de R&D.

Acerca de research

Servicios

Siguenos

Servicios

Hoja informativa

Imprimir

Última Actualización: Enero, 2018

Declaración de privacidad

Copyright © Bayer AG