El pequeño escarabajo de la colmena

Parásito infiltrado amenaza las colmenas

Proviene originalmente de África al sur del Sahara y destruye actualmente las colmenas en muchas regiones: El pequeño escarabajo de la colmena. Fuera de su zona original de propagación, las abejas están expuestas sin remedio al parásito. ¿Cómo pueden los científicos y apicultores detener al intruso sobre el que, hasta el momento, solo conocen relativamente poco?

STORY CHECK

 

Reto

El pequeño escarabajo de la colmena, una plaga invasora de abejas de África, está destruyendo los panales de las abejas melíferas. Las abejas en las regiones donde es naturalmente endémica son capaces de protegerse contra este escarabajo, por lo que se ha llevado a cabo poca investigación hasta el momento. Pero ahora la plaga amenaza con extenderse también dentro de Europa.

 

Solución:

El primer paso es averiguar más sobre la plaga y desarrollar estrategias para los apicultores.

 

Beneficio:

Las abejas sanas son una parte importante de la agricultura sostenible. Ayudan a salvaguardar el suministro de alimentos para la creciente población mundial.

SERVICIOS

Descargar Versión PDF

research - Edición 31

  (PDF 7.4 Mb)

Síguenos

Cuando el pequeño escarabajo de la colmena (Aethina tumida) infesta una colmena melífera, dependiendo de las circunstancias a los apicultores no les queda otro remedio que quemar sus colmenas. Así lo especifica en Europa la Ley de Epizootias, con el fin de impedir una mayor propagación del parásito. Sin embargo, dado que las larvas del escarabajo se transforman en crisálida fuera de las colmenas en el suelo, algunos parásitos pueden sobrevivir fuera de las colmenas quemadas.

Inspección de los panales: El nombre del pequeño escarabajo de la colmena le viene por una razón: Prefiere reproducirse en las colmenas de abejas melíferas.

En las infestaciones del obstinado parásito de las abejas, a menudo solo ayudan las medidas drásticas

Por ello, los veterinarios oficiales y apicultores deben proceder conforme a lo planeado: Para detener una propagación mayor de la siguiente generación de escarabajos de la colmena, después de la destrucción de las colmenas infestadas pueden colocar nuevas colmenas en el mismo lugar. De este modo, atraen a los escarabajos que eclosionan en el entorno, los cuales se dan a la búsqueda de una colmena huésped. Al menos cada 14 días, los apicultores deben revisar estas colmenas. Si se observa nuevamente una infestación de escarabajos, también deben quemar estas colmenas. “Este procedimiento consecuente ayudaría a impedir la propagación del pequeño escarabajo de la colmena en Europa“, dice el doctor Klemens Krieger, experto en abejas de Bayer.

A través de medidas consecuentes, el parásito invasivo se logró combatir con éxito inicialmente en 2004 en Portugal

Peter Trodtfeld, Apicultor y experto en abejas de Bayer

En 1996, el pequeño escarabajo de la colmena fue acarreado desde África al sur del Sahara hacia los EE.UU. Cuatro años después, también encontró la ruta a Australia y actualmente se encuentra en prácticamente todo el continente. „En los EE.UU. y en Australia, muchos apicultores favorecen la propagación al utilizar sus colmenas en gran número para la polinización comercial y la obtención de miel y, al hacerlo, las transportan por el país“, explica Peter Trodtfeld, apicultor y experto en abejas de Bayer.

Peligro para las abejas melíferas: el pequeño escarabajo colmena.

El pequeño escarabajo de la colmena continúa con su cruzada de conquista mundial en Europa

Hasta ahora, en Europa solo se han encontrado focos de infestación aislados del parásito: En Portugal e Italia. „Mediante regulaciones estrictas y medidas consecuentes, el parásito invasivo se logró combatir con éxito inicialmente en 2004 en Portugal“, dice Peter Trodtfeld. Sin embargo, desde que el investigador de la Universidad Reggio Calabria detectó casualmente el parásito en 2014 en un estudio en el sur de Italia, los apicultores europeos están cada vez más preocupados. “El quemar las colmenas es la única posibilidad realmente efectiva de detener la propagación”, dice el señor Krieger. “Pero es muy probable que el escarabajo pronto se imponga también en Europa.” Es una lucha contra el tiempo la que los especialistas han entablado contra el parásito. Sin embargo, algunos de ellos parten de que ya perdieron la lucha en el sur de Italia y que el escarabajo ya se estableció ahí.

La biología del parásito


El pequeño escarabajo de la colmena pertenece a la familia de los Cucujoidea (Nitidulidae), a la que en el mundo pertenecen alrededor de 2,500 especies. Algunas de ellas dañan la fruta, los alimentos o las plantas de cultivo. Otras especies, entre ellas el pequeño escarabajo de la colmena, viven en nidos de abejas y avispas.

 

Destrucción en la construcción de panales: Cuando el parásito invasivo causa estragos, la miel se fermenta

 

En los países a los que migró el parásito o adonde fue acarreado, los apicultores afectados se sorprendieron con los enormes daños que el escarabajo causó en poco tiempo. “A diferencia del mayor enemigo y el más conocido de las abejas melíferas - el ácaro varroa -, el pequeño escarabajo de la colmena no ataca directamente a las abejas”, dice el señor Trodtfeld. “Pero daña toda la colmena migrando a los panales y destruyendo ahí el sustento de la vida de los animales.” El nido de reproducción de las abejas melíferas les ofrece a los escarabajos adultos el lugar óptimo para reproducirse. Sus larvas comen miel, polen y panal y destruyen el material de este. Construyen pasadizos, socavan los panales y los obstruyen con sus secreciones. Las larvas contaminan la miel, la cual empieza a fermentarse, se echa a perder y escurre de los panales. Queda inutilizable tanto para las abejas como para el apicultor.

Amenaza para la abeja melífera: La mayor devastación en la colmena es causada por las larvas del escarabajo, que se alimentan de miel, polen y el panal de las abejas. Así, a largo plazo, pueden destruir por completo el material del panal.

Hasta el momento, los apicultores casi no tienen a su disposición insecticidas contra el parásito y los que existen, solo hay en pocos países - en Europa no ha sido aprobado ni uno solo. Algunos principios activos, como coumafós, solo pueden utilizarlos en determinados países, como los EE.UU., contra los pequeños escarabajos de la colmena. Bayer quiere lograr para ello una aprobación también en Europa. “El problema consiste en que, hasta el momento, no queda claro desde el punto de vista regulatorio, si los respectivos preparados deben considerarse como medicamentos veterinarios o como agentes antiparásitos”, explica el señor Krieger. Actualmente, Bayer trabaja en ajustar la formulación de productos existentes para cumplir con los criterios actuales para una nueva aprobación contra el pequeño escarabajo de la colmena en otros países, aparte de los EE.UU. El desarrollo de nuevos insecticidas tomaría demasiado tiempo y, además, sería muy costoso.

El doctor Klemens teme que el escarabajo se propagará en el futuro también en Europa.

En nombre de sus abejas, los apicultores siguen luchando incansablemente

 

Sin agentes para el tratamiento sintético, los apicultores tienen que recolectar manualmente los escarabajos de su colmena o atraerlos a trampas. De lo contrario, una infestación de escarabajos severa puede destruir colmenas por completo en cuestión de una semana. Para protegerse, las abejas huyen del panal y dejan atrás la miel y a sus descendientes. Así, los escarabajos todavía pueden reproducirse un tiempo sin problemas. Sus descendientes buscan nuevas colmenas huésped. “Por ello, en caso de infestación los apicultores deben destruir oportunamente las colmenas infestadas y los panales. Así evitan una propagación del escarabajo a otras colmenas”, dice el señor Trodtfeld.

A través de distintas cooperaciones de investigación y materiales informativos, Bayer quiere ayudar a los apicultores a proteger mejor a sus abejas en el futuro de este parásito devastador. Es una lucha contra el tiempo. Pero mientras los apicultores en los EE.UU. y Australia estaban totalmente desprevenidos cuando apareció el parásito, en Europa aún tienen posibilidades de seguir preparándose.

Entrevista: PETER NEUMANN

 

“Se impone un
parásito ajeno”

 

“research” habló con el profesor Peter Neumann. Es profesor en el Instituto de Salud Apícola de la Universidad de Berna en Suiza. Su investigación abarca diversos aspectos: Desde la conducta de las abejas durante su evolución hasta los parásitos de las mismas. Las asociaciones de apicultores se informan con él para saber si el pequeño escarabajo de la colmena también conquistará ahora Europa.

 

¿Cuál es la situación en Europa?

Entretanto, el pequeño escarabajo de la colmena se ha establecido fijamente en Calabria. En 2015, un año después de la primera detección del escarabajo en el sur de Italia, aún se esperaba haber controlado oportunamente el problema. Sin embargo, en los dos años siguientes, 2016 y 2017, las autoridades italianas recibieron nuevos reportes. Es decir, el pequeño escarabajo de la colmena ya se instaló en el sur de Italia.

 

¿Qué significa esto para el apicultor?

Muchos apicultores están preocupados. El pequeño escarabajo de la colmena es una amenaza que debe tomarse en serio para las colmenas de abejas melíferas, aunque aún no se compara con el ácaro varroa. Intento relativizar las preocupaciones de los apicultores: Deben aprender ahora a manejar al parásito y ajustar su tenencia de abejas. En ello resulta conveniente combinar diversas medidas: Buena higiene en el lugar de las abejas y en la sala de centrifugado de la miel, centrifugado oportuno de los panales después de la cosecha, trampas selectivas para el escarabajo en las colmenas, darles acceso a las abejas en principio a todas las partes del panal y, aun así, no dejarles a las abejas demasiado espacio.

 

¿Qué tan rápidamente puede seguirse propagando el parásito?

Es difícil de pronosticar. La propagación natural del parásito no es el problema principal, sin la propagación por el ser humano. Por ejemplo, debido al transporte de abejas y de materiales de apicultor usados. También los productos de abejas, como la cera no tratada, pueden contener parásitos y llegar como producto comercial a territorios totalmente nuevos - incluso mucho más allá de las fronteras de Italia. Si no se controla ahora efectivamente la apicultura migratoria, el escarabajo aparecerá en pocos años en toda Europa. Por los EE.UU. y Australia tenemos clara pruebas de que la apicultura migratoria puede propagar el escarabajo muy rápidamente. Por ello, no debe haber de ninguna manera apicultura migratoria hacia ni desde los territorios infestados. Además, el apicultor debe ser ahora en general más cuidadoso y revisar muy bien las colmenas y los accesorios en cuanto a escarabajos, sus larvas y huevos.

Investigación

Medicina

Agricultura

Contacto

 

¿Tiene comentarios o preguntas sobre nuestro sitio web o los servicios?

Hoja informativa

 

Nuestro boletín de innovación de Bayer le mantiene al día sobre las últimas noticias de R&D.

Acerca de research

Servicios

Siguenos

Servicios

Hoja informativa

Imprimir

Última Actualización: Enero, 2018

Declaración de privacidad

Copyright © Bayer AG